Finca el Ingenito, vida al natural

_SC03883.JPGA solo 20 minutos de la ciudad de Bayamo se encuentra la finca el Ingenito, su propietario Jorge Milán me asegura que el nombre viene porque en épocas de la colonia había enclavado allí un ingenio azúcarero. Hoy es una finca fundamentalmente ganadera (con más de cien reses y unos docientos cerdos) pero todavía se pueden apreciar plantaciones de caña y disfrutar de un buen guarapo.

la razón de mi visita es pasarme un hermoso y apacible día de campo y montar a caballo. Yo nací en una finca, la Finca Margarita, en Felipinas, Guantánamo. Mi abuelo, un emigrante español, que vino con su padre a la edad de doce años, se asentó en la región y a fuerza de trabajos y sacrificios levantó un hermoso lugar para la numerosa familia que había creado. Así que nací rodeado de animales y arboles frutales y aunque mis padres vivían en la ciudad de Bayamo, visitábamos la finca en todas las vacaciones. crecí amando el campo, y disfruto mucho estar cerca de la tierra de los animales y los espacios abiertos, pero sobre todo pasear a caballo y la finca el Ingenito nos ofrecía todas esas posibilidades, ademas de un almuerzo campestre, todo por un módico precio.

QZA_1620adoro los espacios abiertos y el paisaje natural

Para mi sorpresa el paquete incluye recogida en Bayamo, en la misma puerta de mi casa!! Un Willis del año 56 en perfecto funcionamiento, propiedad de la finca, nos hizo muy breve el viaje, apenas pude pedir detalles sobre como se podía mantener tanto tiempo un auto, los carros de hoy no duran tanto, dije. Ni soñando, me contestó Jorge, quien nos vino a recoger en persona.

Al arribo nos esperaba un excelente jugo de naranja agria endulzado con miel de abejas, 100% natural y exquisito.

QZA_1594iniciamos la cabalgata. mi alazán está dispuesto para el paseo.

Yo estaba ansioso por montar en mi caballo así que sin dilaciones fuimos hasta nuestras cabalgaduras para iniciar el recorrido. Subí a mi alazán, el guía me pregunta que si antes había montado, y le respondí con una sonrisa (a mi con eso que casi nací encima de un caballo) Paseamos por la finca, entre las plantaciones de caña y los potreros para el pastoreo de las vacas. Debajo de una amplia sombra de un algarrobo, me detuve para tomar algunas fotos del hermoso paisaje que ofrece la pre cordillera de la sierra maestra

QZA_1659

paisaje de la finca el Ingenito

todo el recorrido por la finca es un descubrimiento, se pueden apreciar los diferentes cultivos y las labores que se realizan. Pregunto por el ordeño de las vacas. Es todo manual, -me comenta el guía- pero si lo quiere ver tiene que levantarse de madrugada.

QZA_1646
paseamos entre plantaciones de maíz y de yuca, así que las mazorcas hervidas y la yuca con mojo criollo están garantizadas para el almuerzo.

El paseo concluye bajo la sombra de un mangal, el cual han acondicionado con hamacas y columpios para el deleite del visitante, yo ni corto pero si muy perezoso me tomo una siesta para disfrutar del aire puro del monte_SC03882

mientras unas niñas, vecinas de por allí, aprovechan la vacante de los columpios.

_SC03980

otros visitantes saborean el agua de cocos, o se preparan saoco, otros más juegan dominó (este juego nunca falta en la casa de un campesino, ni en sus celebraciones)

como todavía falta unas horas para que esté el cerdo asado en púa, voy hasta la mesa dispuestas con mandarinas, naranjas, guayabas y plátanos frutas, así la espera del almuerzo, que hemos solicitado sea tarde, se me hace menos impaciente. Las frutas deliciosas, me comenta Jorge, que las naranjas son de la propia finca, pero que los platanitos y las mandarinas las trae de la Sierra.

En una breve exploración del lugar me encuentro con lagartos y toda clase de aves, ya sean de corral o pájaros silvestres.

_SC03918

_SC04024.JPG

voy hasta donde están asando el cerdo, quiero ver como anda el proceso y saber si va a quedar bien asado. Aquí la gente tiene experiencia es ello, casi todas las semanas asan uno. Se asa al carbón en un hueco que se abre en el suelo, el cerdo atravesado por una púa y dando manigueta. Es la forma tradicional en que lo asan los campesinos del oriente cubano

El muchacho se protege del calor del poniendo una plancha de zinc como pantalla.

La tarde es hermosa, debajo de los mangos hay fresco pero siento un poco de sed y voy hasta los cocos para tomarme uno con un chorrito de aguardiente y unas gotas de miel de abejas, es una variante del famoso cóctel saoco (uno de los diez cócteles clásicos cubanos)

_SC04019

nos avisan que la mesa está servida. listo el almuerzo. El cerdo ha quedado realmente delicioso, como a mi me gusta: bien asado y jugoso.

_SC04027.JPG

_SC04033

luego del almuerzo, con yuca, congrí y ensalada, además del cerdo por supuesto, me tomo un roncito con guarapo y un buen café cubano. terminamos la tarde en juego de dominó y charla entre amigos, mientras los niños paseaban en los caballos, se mecían en los columpios o simplemente correteaban libres y felices por los alrededores.

a eso de las 5pm, regresamos a casa, en el bien conservado Willis, muy contentos de haber disfrutado a plenitud un hermoso día de campo. _SC04015.JPG

 

 

 

 

2 pensamientos sobre “Finca el Ingenito, vida al natural”

  1. Wow, increíble recorrido, no veo la hora de pasear por esa finca. Luce todo tan natural! Adoro la vida silvestre, las comidas al aire libre, el agua de coco, de solo pensarlo quisiera salir corriendo para allá! Excelente opción que, sin dudas, queda anotada en mi lista de cosas impostergables jaja…

  2. Je suis sure que c’est une expérience fascinante, où vous trouverez d’excellents sentiers pour entrer en contact avec la nature et avoir un moment merveilleux .J’ai vais aller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *