El Camagüey, entre la iglesia y el tinajón

DSC00377

Una de las ciudades más absorbente y cautivadora lo es Camagüey, casi todos la aman, y digo casi, porque sé de algunos que la detestan; la mayoría son gente del mismo oficio: Chóferes de ómnibus de la ruta Santiago-Habana: Nagüe, ¡que larga es esta provincia, nunca se acaba, me funde!. Es la expresión de muchos de ellos, y es que, ciertamente, Camagüey es también la provincia más extensa de Cuba, pero mi excursión es a la ciudad, y esta tiene tantos encantos, tantas leyendas, pintores, bailarinas, restaurantes… tantos tinajones y tantas iglesias, que ni me detengo a pensarlo. Y allá voy ¿vienes?

DSC00330DSC00329

Fundada en 1514, el 2 de febrero por el adelantado Diego Velázquez (aunque hay quienes cuestionan esto, que en asuntos de fundadores y fundación, después de 500 años todo es confuso) y debe su nombre al Cacique Camaguebax que se la pasaba mandando desde el Tínima hasta el Hatibonico, y no solo mandando… con semejante calificativo, me imagino que saltara de cama en cama haciéndole honra a la segunda parte de su nombre. La verdad es que le debieron poner petateguebax, ya que para la fecha los indios dormían en petates. Quizás sean estos los argumentos que persuadieron a Don Diego de llamarla Santa María del Puerto del Príncipe, así, con nombre de Santa, equilibraba un tanto la promiscuidad del inquieto cacique. Pero dejémonos de nombres, vayámonos ya de recorrido! Y para comenzar, les recomiendo la plaza del Carmen.

DSC00335

Esta plaza que lleva el mismo nombre de la iglesia que la preside. Poco a poco se ha convertido en uno de los elementos icónicos de Camagüey, creo que en buena medida debido a las figuras escultóricas hechas por la artista Martha Jiménez,

DSC00338 DSC00341

tal vez, la más atractiva resulte las chismosas, un grupo escultórico que representan vecinas tomando café, o cualquier otra, que para gusto se hacen los colores. Sin importar su preferencia todos disfrutarán una visita al estudio taller de la artista.DSC00354DSC00346  DSC00352

El espacio expositivo nos dejará cautivado por la cantidad, el ingenio y la perfección de las piezas, para que luego, en el patio, nos sorprenda un mundo onírico y cálido donde crea la artista.

Martha es persona afable, nos quedamos conversando y al saber de mi interés por su obra, me invita a conocer el mural que recién ha hecho en la patio de su casa que queda justo al lado del taller.DSC00373

Otra vez en la plaza puedes disfrutar de un almuerzo en el restaurante el Paso, con su suelo adoquinado, sus taburetes estilizados y su atmósfera colonial. Aunque no hay por que desesperarse, Camagüey tiene cientos de restaurantes y una acendrada gastronomía que alcanza su cima durante el San Juan (24 de junio) donde todos comparten el gran ajiaco camagüeyano.

DSC00360

Antes de marcharme de esta plaza, quiero hacerme una foto con el modelo viviente de El lector de periódicos. Hace diez años posó para Martha y hoy, a sus setenta y tantos, Norberto Subion, vive con la alegría de una inmortalidad casi garantizada.

DSC00378

Luego nos vamos a una visita al nuevo centro de convenciones Santa Cecila en la plaza de los Trabajadores (de la Merced). Me causó agrado ver, a esa hora, a unos hombres trabajando en el mantenimiento del jardín, pertenecen a una cooperativa y son los que atienden los jardines de la ciudad, me aclara alguien.

DSC00379

En este centro se respira buen gusto en todo y el esfuerzo de la ciudad para lograrlo. Los salones muy bien acondicionados y la vista desde la azotea es estupenda, desde aquí se puede disfrutar bien bien unas cervecitas Tínimas  (cerveza camagüeyana, que me encanta)DSC00404

pero la vista preferida, para mí, es la de la iglesia de la Merced.DSC00390

No nos demoremos, apuren la cerveza que nos vamos para la calle de los cines, una iniciativa simpática, porque además de proyectar filmes y prestar servicios de alquiler de vídeos y películas, han trabajado el diseño de toda la cuadra, aceras,calles, edificios; referido al séptimo arte.DSC00419

DSC00411 DSC00421 DSC00432

Les propongo almorzar en el Bodegón Don Cayetano, un lugar que recrea la tradición española de las tapas y del que tengo muy buenas referencias. Yo no sé que elegirán ustedes, pero he pedido el plato de la casa: La Sorpresa Don Cayetano, un buen filete de cerdo mechado con chorizo, cocinado en una salsa deliciosa, también me pedí un cóctel de camarones como entrante, pero lo más destacable del lugar es la amplia variedad de vinos, más de 25, según me cuenta el sommelier. Escogí un Frontera, chileno; pelea bien con mi filete y no es caro. DSC00445

Al salir del almuerzo me recreo en este espacio donde se venden plantas ornamentales y flores, el lugar está delicioso para reposar, aunque sea solo unos minutos, del bochorno del medio día. DSC00439

Mucho orgullo sienten los camagüeyanos de su boulebard y con justa razón; porque es admirable la arquitectura, la calidad en los servicios y las bellas camagüeyanas que por allí pasean con la misma altivez que lo hiciera doña Tula (la Poetiza Gertrudis Gómez de Avellaneda) y Amalia Simoni en tiempos pretéritos.DSC00459

Si vas a Camagüey y no paseas en bicitaxis hasta la plaza Agramonte, es como ir a Bayamo y no montar en coches, y además es mucho menos riesgoso que tomar agua de tinajón. Se ha corrido el comentario de que, quien beba esta agua, se queda en Camagüey para siempre.

DSC00463Un lugar adorable, ubicado en una esquina de esta plaza, es el Café Ciudad, como decimos los cubanos, me cuadra, y allí voy a hacer mi café en la cava que tiene al fondo.

DSC00471 DSC00488 DSC00493

Otros lugares se pueden visitar que nos dejarán maravillados, como lo es el Lago de los sueños, el Parque botánico, el mercado…  y es que Camagüey con su distribución confusa de calles, sus once iglesias, sus tradiciones, dio motivos sobrados para que la UNESCO declarara, en 2008, su centro histórico Patrimonio de la Humanidad.  Pero ahora estoy tan perturbado con tantas impresiones, que ya no se si rezar en un tinajón o beber en una iglesia. DSC00566

Aunque de que regreso, regreso ¿y ustedes?

5 pensamientos sobre “El Camagüey, entre la iglesia y el tinajón”

  1. Nunca he estado en esta ciudad. Pero desde muy pequeña recuerdo, y con nostalgia, las historia de mi abuela de sus incontables visitas a la tierra de sus hermanos. Sin importar cuántas veces fuera en el año, siempre regresaba maravillada. Al leer este bello escrito y apreciar su excelente selección de imágenes, los deseos de visitar tierra camagüeyana se me reafirman. Creo que mis vacaciones este año, ya tienen rumbo fijo!

  2. Espectacular reseña de mi querido Camagüey. Solo una precisión Cuza: Camagüey no fue fundada por Diego Velázquez sino por Vasco Porcallo de Figueroa, quien capitaneaba la columna que iba por el norte, y fundó también Remedios. Esa es la fuente del contrapunteo con Sancti Spiritus, que clama ser la cuarta villa al igual que Camagüey. Un abrazo grande amigo.

    1. También lo creía así, pero en conversación con el historiador de la Ciudad de Camaguey, Don José Rodríguez, me advirtió que no, que el fundador de Santa María de Puerto Príncipe, también había sido el señor Velázquez. Por eso, en el artículo, el tema lo dejé en discusión, hasta que los camagueyanos se pongan de acuerdo en quien es su padre fundador porque para estas paternidades no valen los exámenes genéticos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *