Carretera sur. La concupiscencia del mar y la montaña

Una de las sendas más espectaculares de Cuba lo es la carretera sur (Granma) que une a la ciudad de Santiago con Pilón y recorre todo la delicada línea donde el mar caribe besa a la Sierra Maestra. Cierto es que el ciclón Dennis destruyó, en buena medida, la osadía del hombre de querer ser fisgón de esa relación amatoria, pero aun así el paisaje es tan bello que acepto el desafío y me lanzo a la aventura por puentes rotos. Me acompañas?DSC00831

Si te decides hacer el camino a Santiago por esta vía te recomiendo que lo hagas en la mañana, así evitas el riesgo de que te sorprenda una fuerte lluvia o peor aún que se te escabulla el sol y debas manejar en la noche. Nosotros, tozudos de nacimiento y aventureros incorregibles, salimos pasada las tres de la tarde.

Punto de partida hotel Marea del Portillo, un lugar apacible y casi místico, enclavado en la Ensenada de la Mora. El hotel es visitado fundamentalmente por canadienses y tiene una playa de arenas grises donde otrora resultara refugio del pirata Barranquilla.

DJI00135

Se debe tomar el camino del poblado de Marea y continuar recto bordeando la costa, pero al salir nos sorprende el hecho de que la carretera a partir de ahí es un tanto intransitable para nuestro auto, por suerte encontramos un desvío en buen estado que nos introduce en el caserío de Mota. El lugar es muy rural, y tiene un micro clima seco muy especial, pronto encontramos matas de coco y plantaciones de vid en plena producción (quizás el único lugar del mundo donde convivan el coco y la vid). No cortos ni perezosos decidimos adquirir algunos racimos, pero en pleno mediodía los campos estaban desiertos,

El camino cada vDSC00820ez resultaba más intrincado y llegamos a creer que estábamos perdidos, vimos a un muchacho y preguntamos, nos aclara que estamos en la vía correcta, que más adelante nos incorporaríamos a la carretera. Le ofrecemos adelantarlo, y aunque le resulta innecesario, acepta el favor. La pregunta obligada: ¿Donde podemos comprar uvas? Aunque ya pasamos frente a su casa nos lleva hasta una plantación donde están vendiendo

¿Que variedad de uva es esta? No se, aquí le llamamos parra. Es la respuesta que logramos, pero las uvas son deliciosas, nada que ver con la acidez de las silvestres.DSC00821 DSC00823

Nos despedimos y pronto encontramos la carretera sur, ciertamente está afectada y en muchos tramos solo es terraplén o camino tortuoso. DSC00859

El transito de autos por esta vía no es muy frecuente, debido al estado de la carretera, pero a cada paso te puedes encontrar gente a caballo, o carretones, estos de la foto parecen regresar de una corrida de cintas o de algún rodeo, toda una familia de vaqueros

DSC00836

El mar, hoy, está tranquilo y una suave brisa arruga discretamente la sábana de agua con que intermitentemente se abriga la montaña, pero puedo imaginar la furia de las olas y su poder destructivo cuando ataca un ciclón. Piezas de puro concreto destrozadas, túneles de transito abandonados, aceros retorcidos.DSC00871 DSC00874

pero el paisaje cada vez resulta más impresionante, unas veces estás pegado al mar, otras el camino se trepa por las montañas con la agilidad de un gato jíbaro, de pronto alguien nos hace señas insistentemente, es un joven delgado con unas flores de artificio en la mano, obviamente quiere que le demos botella (auto stop). Sabemos que el tránsito es escaso para esta zona, si no lo ayudamos tendrá que hacer su viaje a pie y sabrá Dios de donde viene y hasta donde vá. Lo recogemos, le dicen Chichí y es de Ocujal del Turquino, viene a pie desde Marea del Portillo, y andaba en una fiesta de cumpleaños, perdió su ómnibus y se vio precisado a hacer el camino a pié. ¿Cuantas horas llevas caminando? Unas tres horas. Y como me confirma que no ha almorzado nada, le doy un plátano que me había reservado para la merienda y un racimo de uvas.  No pensábamos recogerte porque tienes cara de delincuente. -Bromeo con él. Que va, soy gente de trabajo, pobre pero honrado, yo me meto pal monte y hago artesanía con el guaniquiqui.

De ahí en adelante, eDSC00880l imprevisto pasajero, se convierte en nuestro guía, nos dice los nombres de los pobledos, los sitios de interés, como se comporta el clima, lo que ocurrió con el ciclón Dennis, los pasos más peligrosos… (pasos de puentes que la fuerza del mar descolocó)

DSC00909

Esta ensenada es profundísima, por eso nadie se baña en ella y le llaman ensenada de la Bruja porque por aquí hay un pájaro que chilla igualito que una bruja -advierte. Nos matamos de la risa con esa y otras ocurrencias, al punto de estar más agradecidos nosotros de su compañía, que él, de la ayuda que le hemos dado.DSC00899

pasamos por el campismo Río la Mula, el poblado del Uvero, y otros mas pequeños que están a la orilla del camino. También nos cuenta de las Cuevas, una de los puntos desde donde se sube a la montaña mas alta de Cuba, el Pico Turquino. finalmente nos despedimos y declinamos su invitación al café por la premura con que andábamos.
DSC00891

Continuamos, y así unimos a nuestra ruta una visita a las aguas termales de la Cuquita, con baño incluido en una piscina demasiado cuadrada para mi gusto, y el agua no tan caliente como esperaba, la verdad, solo unos 37 grados, pero con alta concentración de minerales, de todas formas resulta un baño relajante. el lugar podría estar mucho mejor pero vale la pena el baño tibio luego de un viaje tan intenso

DSC00916 DSC00914

La lluvia nos amenaza, tenemos que marchar rápido, puede ser peligroso un fuerte aguacero en estos lares, por el crecimiento de los ríos y quien sabe si también se embulla el mar a la fiesta. Tampoco es conveniente que nos sorprenda la noche, de ser así nos quedaríamos en Chivirico (un pequeño poblado, pero es el más importante de la zona y seguro aparece hospedaje)  DSC00948

La carretera a partir del Uvero es impecable, recién arreglada, y la especie de jeep safari termina para concentrar la atención al goce total del paisaje. Cuanto más nos aproximamos a Santiago, más turística resulta la carretera, comienzan a aparecer cayos encumbrados con hoteles en su cima, práctica de deportes náuticos, restaurantes, tiendas y otros servicios destinados a los visitantes, pero sobre todo, personas bañándose en las múltiples y variadas playas que ofrece esta costa. no todas son de arena fina, no importa, podrían generar envidia a las playas francesas.

DSC00931DSC00945DSC00940DSC00950

La ciudad de Santiago ya se puede columbrar a lo lejos, ya se nos termina el viaje pero nos queda la complicidad de haber sido testigo, desde la carretera sur, de la entrañable relación entre el Mar Caribe y la Sierra Maestra. Relación que en ocasiones suele ser pasional y destructiva, pero siempre… entrañablemente sublime.DSC00863

6 pensamientos sobre “Carretera sur. La concupiscencia del mar y la montaña”

  1. wow!..que lindas fotos..! reconocí las de mi pueblito, de gente y uva muy buena..jejej! La publicación me gustó mucho. Realmente es un recorrido espectacular, hace tiempo que no voy a Santiago por esa vía, es una pena que la carretera se haya dañado tanto. Gracias por llevarnos de alguna forma a los que estamos lejos a estos lugares que tanto se extrañan cuando no se está alli.

  2. tudo muito lindo. fico sem palavras de ver tanta beleza, a qui no Brasil também existem muitos lugares bonitos. mais confesso que sempre tive muita vontade de conhecer outros lugares fora do Brasil,e mim apaixono a cada dia mais por esses lugares q posso conhecer um pouco a cada dia…lindos…pedaço do paraiso Parabéns..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *